Atlético Nacional

Campeón de principio a fin

27 años tardó el Club Atlético Nacional de Medellín en consagrarse por segunda vez en su historia como campeón de la Copa Libertadores. De la mano de su técnico Reinaldo Rueda, los verdolagas conquistaron el torneo de clubes más importante de América.

Desde el comienzo de la competición, el equipo de Medellín se ganó la “chapa” de favorito, mostrando orden táctico y priorizando la posesión del balón.

En fase de grupos, Atlético Nacional quedó invicto en los seis encuentros disputados, ganando cinco de ellos y empatando uno. Además, en toda esa etapa, no recibieron gol y anotaron doce. El desempeño defensivo del conjunto fue sólido, teniendo como referente a su capitán Alexis Henríquez y contando con la gran actuación del mejor lateral derecho de la copa, Daniel Bocanegra.

getty

Daniel Bocanegra (29) [centro] celebrando su gol ante Peñarol. Foto: Getty.

El arquero argentino Franco Armani fue gran responsable de que, en 14 partidos, el conjunto colombiano solo recibiera seis goles. Los contrarios llegaban poco a su área, pero cuando lo hacían, este aparecía. Arquero de equipo grande, como dirían algunos.

armani el tiempo

Franco Armani (29). Foto: El Tiempo.

El doble cinco del esquema de Reinaldo Rueda fue el reloj que manejó los tiempos del equipo. Alexander Mejía y Sebastián Pérez se complementaron uno al otro. Mientras Mejía se encargó más del trabajo “sucio” y la recuperación del balón, Pérez administró la pelota y representó el equilibrio en la mitad de la cancha.

perez mp sports images

Sebastián Pérez (23). Foto: MP Sports Images.

Clasificando como primeros del Grupo 4, el equipo colombiano le tocó enfrentar a Huracán en octavos de final. Tras un empate a cero en la ida en Argentina, los dirigidos por Rueda confirmaron en el Atanasio Girardot lo hecho en fase de grupos. El venezolano Alejandro Lobo Guerra fue determinante en esta llave, al marcar dos veces en un encuentro que finalizó 4-2 y metió a Atlético Nacional entre los mejores ocho.

guerra afp

Alejandro Guerra (31). Foto: AFP.

En cuartos se vieron las caras con Rosario Central. Quizás, el rival más difícil que les tocó enfrentar. En Rosario –la ida– cosecharon la primera y única derrota del torneo (1-0). En Medellín, la remontada, victoria (3-1) y clasificación a semifinales, con gol de Berrío en los descuentos, significó uno de los momentos más emocionantes y polémicos de la copa.

berrio getty

Orlando Berrío (25) le grita su agónico gol a Sebastián Sosa (29) en la cara. Foto: Getty.

Luego vino la pausa de junio, durante la cual se jugó la Copa América Centenario. Atlético Nacional sufrió dos bajas providenciales en su equipo: Víctor Ibarbo, con destino al Panathinaikos de Grecia y Jonathan Copete al Santos de Brasil. Tras la ida de ambos, el club decidió fichar al goleador del Cortuluá y el Apertura 2016 del torneo colombiano con 19 tantos: Miguel Ángel Borja.

El delantero colombiano de 23 años fue el encargado de mandar a São Paulo a casa en semifinales. Autor de los cuatro goles de su equipo en los dos partidos, Atlético Nacional se metió en la final con un marcador global de 4-1.

borja afp

Miguel Borja (23). Foto: AFP.

Llegó la gran final. Por un lado, se encontraba el equipo más consistente de todo el torneo, Atlético Nacional, demostrando un poderío en todas las facetas de su juego. Por el otro, estaba Independiente del Valle de Ecuador. Para muchos un equipo desconocido, con la nómina más joven de toda la competición (23 años), pero con un espíritu aguerrido con el que logró eliminar a River y a Boca en el mismo torneo. Los dirigidos por Pablo Repetto se caracterizaron por confrontar siempre a la adversidad. Un equipo que no le importaba tener la posesión del balón, que en la mayoría de sus encuentros jugó al contragolpe y que hasta cierto punto, parecía defenderse como podía, teniendo como valuarte a Arturo Mina. Fue un conjunto que nunca se rindió y demostró siempre su contundencia goleadora, de la mano –principalmente– de su delantero José Angulo.

PUMAS - INDEPENDIENTE DEL VALLE

Arturo Mina (25). Foto: EFE.

angulo idv

José Angulo (21). Foto: Independiente del Valle.

El partido de ida de la final se jugó en Ecuador, con el Estadio Atahualpa repleto. Orlando Berrío marcó, tempranamente, el primer gol de la eliminatoria. Agotado físicamente, el conjunto colombiano bajó el ritmo a medida que avanzó el partido. Cuando parecía que la victoria era un hecho, apareció Mina para marcar el empate falta de cuatro minutos para el final.

El estadio Atanasio Girardot de Medellín, en el partido de vuelta, sería casa de otro encuentro histórico. Los hinchas recordaban aquella preciada copa que se había conquistado hace 27 años. La primera clara llegó a los veinte segundos, de los pies de Borja. Al minuto 8, el mismo se vestió nuevamente de héroe y anotó lo que fue el único gol del encuentro.

ATN

Atlético Nacional levanta la copa. Foto: Club Atlético Nacional de Medellín.

De esta forma se coronó Atlético Nacional de Medellín campeón de América por segunda vez en su historia, y tercera para un equipo colombiano (Once Caldas en 2004). Más que merecido lo realizado por Reinaldo Rueda y sus jugadores, sin olvidar el trabajo previo de Juan Carlos Osorio.

rueda atn

Reinaldo Rueda con su primera Libertadores. Foto: Club Atlético Nacional de Medellín.

Y esta vez, el fútbol sí premió el juego vistoso…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s