Selecciones/Venezuela

Seguimos creciendo

La participación de Venezuela en la Copa América Centenario terminó más tarde de lo esperado. Dudamel dio con la tecla adecuada y los jugadores demostraron un compromiso notable.

“Quiero un once que se erice cuando escuche el Himno Nacional”. Esas fueron las palabras de Rafael Dudamel cuando tomó las riendas de la selección mayor el pasado 8 de abril. No me cabe la menor duda de que eso sucedió en esta copa, así como se me erizó a mí.

dudamel fvf

Dudamel durante rueda de prensa. Junio de 2016. (Foto: FVF).

En el curso pasado, de la mano de Noel Sanvicente, la selección venezolana vivió una de sus peores épocas en lo que va de siglo. El entrenador, nacido en San Félix y el más ganador del fútbol venezolano, ocupó el cargo de seleccionador durante un año y nueve meses. Tras doce meses de trabajo Venezuela llegó a la Copa América de Chile en junio de 2015 debutando con victoria ante Colombia y mostrando un rendimiento destacable, aun despidiéndose en fase de grupos. A partir de octubre pasado, con el inicio de las eliminatorias, la selección cayó en un limbo. En la cancha parecía un equipo amateur y sin alma, mientras que la buena relación entre jugadores y cuerpo técnico era inexistente. En cuestión de menos de un año la vinotinto involucionó. Se temió de que el progreso y la mejoría lograda en los últimos diez a quince años se había perdido. La etapa de Chita como seleccionador nacional dejó un saldo de 5 victorias, 2 empates y 13 derrotas en 20 partidos.

chita avs photo report

Sanvicente durante un entrenamiento. (Foto: AVS Photo Report).

Venezuela arrancó la Copa Centenario ocupando, actualmente, el último lugar en las eliminatorias con solo un punto en seis fechas, en las que mostró el peor fútbol de Sudamérica. El objetivo principal era volver a competir y recuperar la confianza; objetivo logrado.

El primer partido oficial de Dudamel al mando de la selección fue el debut en el torneo, ante Jamaica. Las sensaciones fueron positivas y los tres puntos más que valiosos. El entrenador y los jugadores sabían lo importante que era arrancar con victoria y recuperar la motivación de un equipo golpeado. Los partidos ante Uruguay y México, y la clasificación a cuartos de final con siete puntos demostraron que el compromiso y la calidad de estos futbolistas está intacta. Solo hacía falta unión y convencimiento; que el mensaje del técnico llegara a cada jugador. Muchas veces es más importante eso que cualquier disposición táctica.

sema fvf

Velázquez celebra su gol ante México. 13 de junio de 2016. (Foto: FVF).

La eliminación ante Argentina en cuartos resultó dolorosa para cualquier venezolano emocionado e ilusionado con la actuación del equipo en la primera fase. Al igual que para los jugadores. Sin embargo, la derrota por 4-1 ante la albiceleste no debe minimizar el rendimiento mostrado por la vinotinto en esta copa, sobre todo viniendo de siete meses nefastos. La “patada a la historia” que quería dar Dudamel tendrá que esperar. ¿El penal de Seijas? Ingenuidad. La misma que nos costó puntos en eliminatorias y la salida de la copa. La misma que abunda en equipos inexpertos. Pero no me queda ninguna duda del hambre de gloria que tienen estos jugadores.

13497769_285045645162750_7156453330341887589_o

Rondón marcó el único gol venezolano ante Argentina. 18 de junio de 2016. (Foto: FVF).

Del torneo continental surgieron certezas básicas para continuar este nuevo proceso correctamente. En principio, la notable actuación de Dani Hernández (30) en el arco lo coloca como opción principal para las eliminatorias, lo que daría tiempo a Contreras (21) y Faríñez (18) de seguir madurando como arqueros.

Wilker Ángel (23) arribó a Estados Unidos muy cuestionado y se fue reforzado como primer central de la selección. En cuanto a su pareja en la zaga, la pulseada entre Oswaldo Vizcarrondo (32) y Sema Velázquez (25) continuará en lo que queda de año, luego de que el segundo se luciera ante México. El lateral derecho está más que cubierto con Rosales (27) como titular y Alexander González (23) como variante confiable. La apuesta por Rolf Feltscher (25) en el lado izquierdo fue de los mayores aciertos de Dudamel, que confió en el lateral que contó poco para César Farías. Villanueva (23) no gozó de minutos en el torneo, pero será importante en las próximas convocatorias.

En la mitad de la cancha, Rincón (28) se confirmó como El General. El heredero de la cinta de Juan Arango es el motor y corazón de este equipo. Representa el amor propio que debe tener un líder. El Lobo Guerra (30) pudo trasladar su buen momento en Atlético Nacional de Medellín a la selección, siendo de los mejores jugadores venezolanos del torneo. Arquímedes Figuera (26) se asentó como pareja del capitán y sucesor de Lucena en el doble cinco, teniendo una destacada Copa América. Su error en el segundo gol argentino fue el lunar de su rendimiento.

Rondón (26) demostró, una vez más, ser uno de los mejores centrodelanteros de América. Con goles contra Uruguay y Argentina, el hombre del West Bromwich se fajó con centrales como Godín, Giménez, Otamendi y Funes Mori, a los que complicó durante 90 minutos. Josef Martínez (23) fue la apuesta principal de Dudamel para acompañarlo en ataque, marcando el gol de la victoria ante Jamaica. El desempeño de Yonathan Del Valle (26) y Christian Santos (28) fue bueno en los minutos que disputaron. Otero (23) y Añor (22) tuvieron poca participación, pero serán claves en el futuro de la selección.

entrenamiento todos fvf

Dudamel le habla al grupo durante un entrenamiento. (Foto: FVF).

Y hablando de futuro, hay que destacar a una de las mayores revelaciones del torneo y mayores promesas del fútbol venezolano: Adalberto Peñaranda. Al joven de 19 años, de cresta rojiza, no le pesó llevar la 18 de Arango. El actualmente ficha del Watford –a préstamo en el Granada– le quitó el puesto a Seijas tras el primer partido e interpretó el dinamismo que le faltaba al equipo. Sin temer a ningún defensor que tuviese delante, el surgido de las inferiores del Deportivo La Guaira demostró personalidad y gallardía. Sin duda, la mejor apuesta de Dudamel en el torneo.

peñaranda fvf

Peñaranda ante Uruguay. 9 de junio de 2016. (Foto: FVF).

El futuro es alentador para la vinotinto. Es una selección que ya no depende de un tiro libre de Arango o un centro a la cabeza de alguien. Quedó evidenciado en este torneo que Venezuela cuenta –cada vez más– con jugadores de gran calidad, suficiente para jugar bien.

Con posibilidades muy limitadas de clasificarse a Rusia 2018, la selección venezolana debe trabajar en un proyecto a largo plazo que permita lograr una maduración del plantel, y así poder optar a la Copa América de 2019 y la clasificación a Qatar 2022.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s